MI PAÍS

Artículo que nos manda nuestra compañera Belén.

 

En mi país hay dinero público para toros (para matarlos en público, se entiende) pero se recorta en educación. El monarca de mi país se gasta en unos días lo que a mi me cuesta dos años (o más) ganar, y además para matar animales en peligro de extinción.  En mi país, los muertos (120.000) que dejaron los vencedores en las cunetas después de un alzamiento militar contra la democracia hay que sacarlos y enterrarlos con dignidad sin ayuda de ningún juez. A la dictadura que hubo durante cuarenta años en mi país, y que dejó esos muertos en las cunetas, es posible que la investiguen antes en Argentina que aquí.  En mi país hay una confesión religiosa, con comportamientos  homófobos y misóginos, a la que se le adjudican 10.000 millones de euros al año, que es la cantidad que el gobierno de mi país acaba de recortar de sanidad y de educación.  En mi país han indultado a dos culpables de un juego macabro de cadáveres que sucedió después del accidente del Yak-42. Su responsable, el Sr. Trillo, es embajador de mi país en Londres. Mientras todo esto ocurre, en mi país hay 5,6 millones de parados, pero nuestros gobernantes, que son unos patriotas, siguen la política económica que dicta Alemania, que sólo sirve para crear más paro. Me acuerdo mucho de  Machado, se me está helando el corazón.

Generosidad sincera

CARTA AL DIRECTOR PUBLICADA EL 27-04-2012 EN HERALDO DE ARAGON POR PEDRO GARCIA CASTRILLO
Leo el titular en el Heraldo del martes: “Rouco apela a la generosidad sincera”. Estoy plenamente de acuerdo con Monseñor. Pero obras son amores y no buenas razones. Le sugiero que ore para que Rajoy -que obrará como Dios manda- modifique la normativa del IRPF para que junto a la casilla que recoge la equis de la asignación a la Iglesia Católica figure otra en la que el contribuyente pueda poner libremente la aportación que quiera, pero agregable a la cuota líquida, de modo que toda la generosidad sea sincera. Esto es, con dinero propio, que con el ajeno todos somos pródigos.

 

Pedro García Castrillo

Inmatriculaciones, programa de “Salvados”

Enlace al  excelente programa de “Salvados”, sobre las inmatriculaciones, que emitió la Sexta el domingo 22 de abril.
Ha sido récord de audiencia del programa, con 4,8 millones de espectadores.

Como veréis, es demoledor. Vale la pena verlo y divulgarlo.

http://www.lasexta.com/sextatv/salvados/completos/salvados__que_dios_te_lo_pague/603853/1

Aquí teneis el programa completo:

 

Si quieres más información sobre el tema no dudes en visitar el post ¿Qué son las inmatriculaciones? y la web de la  Plataforma en defensa del Patrimonio Navarro

 

La apropiación del patrimonio navarro por el Arzobispado

El Arzobispado navarro ha inmatriculado desde 1998 y 2007 más de 1200 bienes del patrimonio de la comunidad apoyándose en el artículo 206 de la Ley Hipotecaria -procedimiento abreviado- que permite al diocesano registrar lo que consideren de su propiedad sin necesidad de presentar títulos de propiedad que lo acrediten. Esta fiebre registradora -que le ha convertido en la primera inmobiliaria navarra- se dio especialmente con el Arzobispo Sebastián, aunque desde entonces no ha cesado. Cuando se registra es para poder vender, alquilar, hipotecar o cobrar por ver.

 

Tres son las explicaciones del Arzobispado con las que justifica tal proceder antievangélico: Que esos bienes pertenecen a la Iglesia desde tiempo inmemorial. Que fueron levantados por el pueblo de Dios. Y que las inmatriculaciones se han hecho legalmente. Aunque no son totalmente inciertas dichas afirmaciones, trataré de explicar lo que no dicen y ocultan.

 

Si a la Iglesia pertenecen todos los creyentes, no se entiende que la administración de los bienes y en este caso las inmatriculaciones, se hayan realizado por parte de la Jerarquía navarra con nocturnidad y alevosía a espaldas de la comunidad católica, de los propios párrocos y de los Ayuntamientos.

 

La Jerarquía Eclesiástica local responde ante la Conferencia Episcopal Española y esta a su vez ante el Vaticano, un estado extranjero. Por tanto, los bienes registrados en Navarra en última instancia pertenecen a Roma. Nadie puede asegurarnos que la venta de parte de ese patrimonio no se haya gastado en procesos judiciales e indemnizaciones por pederastia que a la Iglesia le han costado 2.000 millones de dólares en todo el mundo.

 

Recordemos que la mayoría de los bienes registrados fueron levantados por el vecindario o sus instituciones dentro Antiguo Régimen, siguiendo con esa práctica posteriormente. Ese se caracterizaba por ser feudal, confesional y carente de libertades democráticas que garantizasen la libertad de credo o laicidad. Ser católico no era una elección voluntaria, sino una obligación impuesta. Por tanto, ese patrimonio que levantó “el pueblo de Dios” no se puede asegurar que lo hiciesen solamente los católicos y tampoco que fuera voluntariamente.

 

Algunos templos y cementerios los construyeron dentro de sus propiedades los ricos hombres y la nobleza para conseguir beneficios económicos. Estos contrataban y pagaban a los clérigos para que oficiasen misas, bautizos, bodas… Ese patrimonio fue pasando a sus descendientes y en algunos casos vendido a los pueblos. Los Monasterios y Catedrales fueron construidos y mantenidos por las monarquías locales y en la actualdad por el Gobierno de Navarra en nuestra comunidad, naturalmente con los impuestos recaudados al vecindario. Los templos parroquiales fueron levantados y mantenidos por el vecindario de las parroquias, que eran agrupaciones vecinales encargadas del gobierno local, incluido también el religioso (todavía se conserva esa denominación en Galicia). Así construían y mantenían fuentes, lavaderos, frontones… como levantaban y administraban los templos con el diezmo y la primicia que cobraban en especie a los parroquianos. Posteriormente fueron los Ayuntamientos que sucedieron a las parroquias en la administración, los que siguieron haciendo dicha labor de gobierno hasta nuestros días. El pago del diezmo y la primicia no siempre se hacía de buena gana y al que se negaba se les presionaba con no entregarle el lote vecinal de leña o la parte del comunal correspondiente.

 

Los templos parroquiales desde su construcción fueron infraestructuras vecinales que además del culto albergaban batzarres vecinales y municipales, almacenaban documentos del Registro, hacían de cementerio, sus campanas tocaban en caso de incendio y también servían de defensa en momentos de ataques externos, por tanto las iglesias además de impartir el culto, hacían de infraestructuras.

 

Las inmatriculaciones por parte del Arzobispado han sido “legales”, pero ¿de donde le viene esa cacareada legalidad a la Iglesia española? Tirando de la historia vemos que fue la República francesa la primera que hizo una verdadera separación entre la Iglesia y el Estado. En España la primera República limitó los privilegios feudales de la Iglesia. Posteriormente hubo periodos de avances y retrocesos por los diferentes gobiernos y no fue hasta la segunda República a partir de 1933 cuando se llevó adelante las reformas que la sociedad demandaba: la libertad de conciencia y culto en ruptura con el anterior Antiguo Régimen. Esta eliminó el presupuesto para el clero y culto, disolvió las órdenes religiosas convirtiendo sus bienes en propiedades públicas, les prohibió la enseñanza, expulsó y expropió a los Jesuitas, profundizando en un estado laico al margen de cualquier creencia religiosa.

 

El golpe de estado franquista del 36 contra la República legalmente constituida, fue apoyado por la Iglesia a nivel económico, legitimándolo ética y moralmente, arengando desde los púlpitos a participar en la guerra y en algunos casos con participación directa. El dictador Franco recompensó a la Iglesia por su apoyo y servicios con la promulgación de la Ley Hipotecaria de 1946. Con esa legalidad surgida de una evidente ilegalidad, les permitió inmatricular todo tipo de bienes -no de culto- que no estuviesen registrados. No se conoce la cuantía de estos pero debieron ser numerosos con un valor incalculable. Posteriormente en 1998, el ínclito Aznaz reformó el Reglamento Hipotecario ampliando las inmatriculaciones a los edificios de culto, con lo que se cierra el ciclo “legal”, o más bien ilegal de usurpación del patrimonio por parte de la Iglesia Católica. A esto habría que añadir el sostenimiento de la Dictadura franquista durante cuarenta años por parte de la Iglesia. Las hemerotecas testimonian el Nacional Catolicismo y guardan documentos de los obispos españoles saludando brazo en alto y también paseando al dictador bajo palio. Todo esto contradiciendo la doctrina de su fundador, Jesús de Nazaret.

 

No se puede considerar constitucional el que en un estado aconfesional como es el español, una ley ponga al diocesano al mismo nivel que a los representantes de las instituciones democráticamente elegidas y les permita inmatricular bienes sin demostrar su pertenencia. Todo ese patrimonio usurpado “legalmente” debería revertir a sus verdaderos propietarios, el pueblo llano que los levantó y conservó y a sus representantes legales, los Ayuntamientos y el Gobierno de Navarra.

La iglesia católica española es inmensamente rica, contrastando con la pobreza y humildad del Jesús de Nazaret. Posee innumerables inmuebles rústicos y urbanos (algunos de los cuales fruto de expolios), bienes mobiliarios, artísticos y suntuarios de todo tipo. El Estado le permite injustificadamente la opacidad de sus cuentas, así como de las operaciones y transacciones económicas y, además, vive en un paraíso fiscal presuntamente ilegal. Todo esto debería cambiar con la eliminación del vigente Concordato.

 

Juan del Barrio

DNI 15735675

Miembro de la Plataforma en Defensa del Patrimonio Navarro

 

Carta al Obispo de Pamplona y Tudela

Grupo Parlamentario Bildunafarroa

Parlamento de Navarra

Dirección

948209274

 

A la atención de Señor Pérez, Obispo de Pamplona y Tudela,

 

Mediante esta comunicación el Grupo Parlamentario de Bildunafarroa nos ponemos en contacto con usted al objeto de conocer su disposición para comparecer en una sesión de trabajo del Parlamento de Navarra y obtener información, de primera mano, sobre los motivos que han llevado al Arzobispado a inmatricular cientos de inmuebles en los últimos años.

 

No nos cabe la menor duda de que usted es perfectamente consciente de la gravedad de la situación que ha generado esa ingente cantidad de inmatriculaciones sentidas como auténticas usurpaciones a los municipios por una gran parte de la ciudadanía de Navarra; y es por ello que, siendo el Parlamento el foro donde reside la soberanía de la ciudadanía de Navarra, creemos imprescindible mantener una Sesión de Trabajo con su presencia, abierta a los medios de comunicación, en la que podamos tener información y debatir en torno a esta grave cuestión.

 

Por ello, le agradeceremos una pronta respuesta al objeto de tramitar. a la mayor brevedad, la Sesión de trabajo en el Parlamento de Navarra y disponer de una información muy importante para desarrollar las iniciativas legales y políticas que los Grupos Parlamentarios consideren oportunas.

 

Atentamente, reciba un cordial saludo del conjunto de parlamentarios que componemos el Grupo Parloamentario de Bildunafarroa.

 

 

 Fdo Bakartxo eta Maiorga 

 

En nombre de Dios, vergonzoso…

Artículo escrito por Juan del Barrio, de la Plataforma de Defensa del patrimonio Navarro.

La Mezquita de Córdoba fue construida entre los años 780 y 785 por Abderramán I. Doce siglos después, el 2 de marzo de 2006, la Iglesia Católica inscribió el inmueble a su nombre en el registro de la propiedad número cuatro de Córdoba (tomo 2381, libro 155, folio 198). El trámite costó apenas 30 euros. Tal robo fue posible por dos milagros. El primero, que José María Aznar cambió la ley hipotecaria en 1998 para permitir a la Iglesia apropiarse de edificios de culto de dominio público, aunque sean patrimonio de todos los españoles: basta con que el señor obispo dé fe y certifique que pertenecen a la Iglesia, sin necesidad de notario. El segundo milagro fue que, disponer de un edificio de 23.400 metros en pleno centro de Córdoba le sale gratis a la Iglesia: no paga el IBI y tampoco se ocupa de los gastos de conservación.
La entrada en la Mezquita de Córdoba cuesta 8 euros por persona; al año recibe más de un millón de visitantes. No te entregan factura ni existen baños y es dudoso que el dinero recaudado pague impuestos: se considera un donativo y, como tal, está exento de tributación. El obispado de Córdoba dispone de la Mezquita como su absoluta propiedad. También decide quién puede trabajar en ella como guía y quién no. No es raro que haya días en los que se cierre el acceso a los turistas porque haya, por ejemplo, una convención de sacerdotes en su interior.

Sin embargo, los gastos de restauración y conservación no los paga la Iglesia: los cubre el Estado. Desde 1998, la Iglesia ha inscrito a su nombre cientos de edificios, muchos de ellos financiados por los vecinos de cada pueblo o ciudad. Zapatero no cambió la ley en ocho años, Rubalcaba prometió reformarla en su programa electoral.

Es improbable que tal abuso lo vaya a eliminar el PP pero, con algo de suerte, tal vez la Unión Europea obligue al Gobierno a cobrar el IBI a la Iglesia, igual que ha hecho con Italia. No es poco dinero. Este privilegio medieval nos cuesta 3.000 millones de euros al año: una décima parte del déficit que le falta por recortar a Rajoy.

 Juan del Barrio

EUROPA LAICA – NOTA DE PRENSA

Europa Laica denuncia el trato de favor de los Gobiernos de turno y el oscurantismo oficial existente sobre los recursos públicos puestos a disposición de una entidad privada, como es la iglesia católica Europa Laica ha presentado en el día de hoy, en Rueda de Prensa en Madrid, su Campaña anual sobre el IRPF: “En la Declaración de la Renta, NO MARQUES LA CASILLA DE LA IGLESIA CATÓLICA, NI LA DE FINES SOCIALES”. ¡FUERA LAS CASILLAS DE LA DECLARACIÓN DE LA RENTA! ¡QUE LAS RELIGIONES SE AUTOFINANCIEN!

Europa Laica denuncia el injusto e injustificado privilegio por el cual parte de los impuestos del IRPF se detraen de los recursos públicos para financiar una entidad privada como es la Iglesia Católica, cuando ésta debería hacerlo por las cuotas de sus fieles y no a costa de los Presupuestos Generales del Estado de todos los contribuyentes, sean o no católicos. Denuncia, igualmente, que la asignación a los Fines Sociales se realice a través del IRPF, dejándolo a la aleatoria voluntad de los contribuyentes, cuando tal aportación debería ser, en todo caso, como resultado de una opción de gobierno.

En consecuencia, llama a los contribuyentes a no marcar ninguna de estas dos casillas en la Declaración de la Renta en curso, como así ya lo hicieron el 63% de contribuyentes en la del año pasado.

Europa Laica ha presentado, igualmente, un estudio económico sobre los 11.000 millones de euros anuales que la Iglesia Católica recibe del Estado, estimando como un mínimo tanto por subvenciones directas (siendo la del IRPF una de ellas), como por lo dejado de ingresar por el Estado por exenciones administrativas y fiscales de todo tipo, denunciando esta anómala situación que incumple incluso los propios Acuerdos de 1979 cuya derogación exigimos, en el sentido de lo allí establecido en cuanto a la autofinanciación de la Iglesia.

En estos momentos de grave crisis, en donde se recorta a la Sanidad, a la Educación, a la Ciencia, etc., la iglesia católica no recibe ningún recorte y sigue disfrutando de privilegios ancestrales. Como parte de estas exenciones, Europa Laica ha informado de su Campaña en curso de recogida de firmas: “¡QUE LA IGLESIA PAGUE EL IBI!”, cuyos resultados serán presentados al Parlamento para procurar un cambio legislativo, más aun en la actual situación de recortes sociales promovidos por el Gobierno donde la Iglesia Católica queda exenta de cualquiera de ellos como si de un paraíso fiscal se tratara. Finalmente, Europa Laica denuncia las falsedades y medias verdades publicadas por parte de la Conferencia Episcopal a cuenta de estos temas económicos, así como el trato de favor de los Gobiernos de turno y el oscurantismo oficial existente sobre estos recursos públicos puestos a disposición de una entidad privada, como es la Iglesia Católica. Europa Laica seguirá perseverando en informar y denunciar estas y otras situaciones que impiden la existencia de un verdadero estado laico con respeto a la libertad de conciencia que propugnamos.

(*) NOTA: Los documentos de las campañas mencionadas se encuentran en la página web de Europa Laica. www.laicismo.org – Tel. +34-670556011

La Asociación Aragonesa MHUEL se adhiere a la Campaña promovida por Europa Laica“ No marques ninguna casilla en la declaración de la Renta”


 
CAMPAÑA DE EUROPA LAICA PARA NO MARCAR LAS CASILLAS DE LA DECLARACIÓN DE LA RENTA   IRPF  2011:

Ni a la iglesia católica, ni a fines sociales LA IGLESIA CATÓLICA RECIBE AL AÑO EN MATERIA DE SUBVENCIONES, VÍA IRPF Y EXENCIONES DE IMPUESTOS, MÁS DE ONCE MIL MILLONES DE EUROS, MIENTRAS SE RECUCE BRUTALMENTE LOS PRESPUESTOS PARA LA EDUCACIÓN, LA SANIDAD, LA CIENCIA… LA IGLESIA NO SUFRE NINGÚN RECORTE.

Europa Laica desde hace años se manifiesta en contra de las casillas de asignación tributaria en la Declaración de la Renta, por ello exige su eliminación y, mientras esto se consigue, insta a los contribuyentes a no marcarlas, por lo motivos que se aducen en la amplia documentación que se acompaña.

Todos los documentos se puede obtener en la web: www.laicismo.org – concretamente en: http://www.laicismo.org/detalle.php?pk=13908&tp=ds

Documentos que se encuentran a disposición:

1-Díptico a color, con mensajes mínimos,  para difundir masivamente  *(lo adjuntamos)

2-Hoja a una sola tinta, con más explicaciones, para difundir masivamente

3-Documento (actualizado) sobre Financiación de la iglesia católica, para distribuir, especialmente *(lo adjuntamos)

4-Documento con preguntas y respuestas, sobre el por qué de la Campaña

Para cualquier información o sugerencia, contactar a través de: europalaica@europalaica.com o a través del teléfono: 670556011    SIGUE EN MARCHA LA CAMPAÑA: ¡QUE LA IGLESIA PAGUE EL IMPUESTO DE BIENES INMUEBLES!Información y documentación en: http://www.laicismo.org/detalle.php?pk=13246&tp=ds SOLO DEPENDENDEMOS DE LAS CUOTAS DE LOS SOCIOS Y DE LAS AYUDAS DE SIMPATIZANTES Por ello, solicitamos apoyo y colaboración, para poder actuar, desarrolar las campañas, hacer informes y estudios, formar en la emancipación laica, defender el derecho a la libertad de conciencia, denunciar situaciones de vulnetración de derechos…Si deseas colaborar con las Campañas, denuncias y acciones, difúndelas, y, también, por favor, colabora económicamente, con la cantidad que puedas…Ingresando en Triodos Bank a nombre de Europa Laica:1491-0001-20-1008919423 También puedes hacerlo en BS, cuenta a nombre de Europa Laica: 0049-0001-52-2411813269 *Indica en Observaciones: Donativo2012 y tu nombre y apellido para la identificación, si lo deseas o bien si deseas el  anonimato, indica solo Donativo 2012

MHUEL reclama de nuevo que las autoridades no participen en calidad de cargos públicos en los actos religiosos

ZARAGOZA, 2 Abr. (EUROPA PRESS) –

El Movimiento Hacia un Estado Laico (MHUEL) ha reclamado de nuevo este lunes que las autoridades no participen en calidad de cargos públicos, sino como personas “privadas” si así lo desean, en los actos religiosos y procesiones de Semana Santa.

El vicepresidente de MHUEL, Jorge García González, ha recordado que el artículo 16.3 de la Constitución española “dice que ninguna confesión tendrá carácter estatal” y los cargos públicos, como tal “y no como personas privadas, no deberían participar en estos actos” religiosos, porque “ese es el espíritu de la Constitución”, por lo que ha recalcado que “pensamos que los cargos públicos no deberían asistir a estos actos, ni a otros de otras religiones”.

En declaraciones a Europa Press, el vicepresidente de MHUEL ha apreciado que los actos y creencias religiosas, en el caso de autoridades, “se deben mantener en el ámbito íntimo” y “son muy respetables, porque hay libertad de culto y religión, pero el Estado debe ser neutral en materia religiosa”.

En todo caso, ha advertido de que desde este colectivo “no vamos en absoluto en contra de la Semana Santa católica, sino con que los cargos públicos participen en ella”, si bien este año no desarrollarán ningún acto de protesta ni manifestación durante la Semana Santa, como sí organizan con motivo de la procesión de San Valero o en el Día del Corpus Christi cuando la corporación municipal acompaña a la procesión.

Asimismo, García ha recordado que en MHUEL “estamos a la espera del fallo en segunda instancia judicial sobre el recurso” que el colectivo planteó por la presencia del crucifijo del alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, en el salón de plenos durante las sesiones.

El crucifijo “pasa de su despacho particular al salón de plenos”, ha recordado, al indicar que una primera sentencia “nos fue adversa y estamos esperando el recurso”. También desean que se modifique el reglamento de protocolo de la corporación municipal para que la corporación no asista, como tal, a las procesiones del Rosario de Cristal, San Valero o el Corpus.

Por último, MHUEL pide, en aplicación de los principios que inspiran el anteproyecto de Ley de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno, conocer “cuánto nos cuesta a los ciudadanos la Semana Santa, tanto en términos de los recursos a ella destinados –guardia urbana a servicios de limpieza– como el coste de oportunidad que supone para la comunidad el uso masivo y exclusivo de calles y plazas en detrimento de la actividad cotidiana”.

Nota de prensa a los medios con motivo de la Semana Santa

Ha llegado la primera luna llena tras el equinoccio de primavera y la legislación laboral indica fiesta.

En el movimiento hacia un estado laico (MHUEL) estamos encantados con que haya unos días de asueto. Pero estamos en desacuerdo con que la decisión sobre qué días hayan de ser festivos no pueda ser tomada libremente por los legítimos representantes del pueblo sin la consulta previa y obligada a la conferencia episcopal en claro menoscabo de la soberanía nacional.

Respetamos el derecho de los católicos a manifestar públicamente su fe y el de todos a disfrutar -si quieren- de los aspectos antropológicos, culturales y lúdicos que la celebración trae consigo, pero manifestamos nuestro desacuerdo con que las autoridades públicas, representantes de todos, tomen parte activa en ritos de carácter confesional transgrediendo el artículo 16.3 de la constitución española.

Cierto que las celebraciones tienen su vertiente económica a la par que religiosa, pero en aplicación de los principios que inspiran el anteproyecto de Ley de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno, nos gustaría conocer cuanto nos cuesta a los ciudadanos la llamada semana santa. Tanto en términos de los recursos a ella destinados -desde guardia urbana a servicios de limpieza- como el coste de oportunidad que supone para la comunidad el uso masivo y exclusivo de calles y plazas en detrimento de la actividad cotidiana.