NOTA DE PRENSA MHUEL / CAPELLÁN DE BOMBEROS Y CABALGATA DE REYES

images

 

Estos días, el laicismo ha tenido dos pequeñas alegrías:

1.- La suspensión del convenio entre el Ayuntamiento de Zaragoza y un sacerdote destinado al culto católico en el Servicio de Bomberos; su importe 4.200 €, 350 € al mes, casi una pensión no contributiva actual. Dicho sacerdote es canónigo en la basílica del Pilar, no se queda precisamente en el paro.
¿Su misión? La misa anual del cuerpo de bomberos, actualmente ya no se celebra en ningún espacio municipal, y atender bautizos, comuniones, …, de una minoría de ese cuerpo. La inferencia lógica es que quien desee ceremonias religiosas que se las pague, es un privilegio que no debía continuar.

2.- El debate consistente en si la cabalgata de reyes es cultural o confesional se ha sustanciado suspendiendo la adoración de los reyes magos en el Belén; definiéndose así como un acto cultural de gran aceptación por la ciudadanía.
Las instituciones ejercen sus funciones para toda la población, ni para una mayoría católica ni para minorías multiconfesionales, administrando a todas y a todos, creyentes y no creyentes, sin privilegios para nadie.

Felicitamos al Gobierno de Zaragoza por estos dos pequeños avances. La retórica, cada ve z más fundamentalista, del grupo municipal del PP no debe ser tomada en consideración; sus argumentos son falaces y ajenos a la universalidad de la población zaragozana.

El laicismo institucional debe respetar a todas las confesiones y a las personas que no las tienen; buscando la libertad y la igualdad, en suma avanzar en democracia.