Archivo de la etiqueta: Escuela Publica

Manifestación por la escuela pública

Estimados compañeros y compañeras

Atravesamos unos momentos difíciles, social y económicamente. La crisis que conocéis y muchos sufrís directamente está causando estragos en las conquistas sociales que en los últimos años habíamos logrado entre todos, poniendo en peligro el llamado Estado del Bienestar.La Educación, que junto conla Sanidady los Servicios Sociales son los pilares de una sociedad moderna, solidaria y democrática, está viéndose afectada seriamente. Por eso, no podemos dejar de exigir quela Educaciónyla Escuela Públicasean tenidas en consideración de forma prioritaria por nuestros gobernantes, porque ella,la Escuela Pública, es la única garante de un equilibrio territorial, es la que llega  todos los rincones de Aragón y debe hacerlo en las mejores condiciones.

Los últimos presupuestos del Gobierno dela Sra Rudien Aragón van en dirección contraria ala Escuela Pública   y amparándose en esta situación de crisis, se recortan ampliamente las partidas económicas a la Escuela Pública, pero se incrementan las destinadas a la concertada. Por eso, quienes la defendemos y trabajamos por ella, creemos que ha llegado el momento de protestar públicamente. Os convocamos desde FAPAR, junto a ADEA, CC.OO., CHA, CGT, CSIF, FABZ, IU, la Plataforma Escuela Pública, PSOE, STEA y UGT a una

CONCENTRACIÓN EL DOMINGO 12 A LAS 12 DE LA MAÑANA FRENTE AL PIGNATELLI (Pº María Agustín, 36)

En defensa de la Escuela Pública y contra los recortes en Educación.

Porque

  • Se impide la participación de las familias de la escuela pública. Recientemente se cambia la cerradura de una de las salas de trabajo de FAPAR en Zaragoza, para darle las llaves ala Federacióncristiana de APAS
  • No se presupuesta la construcción o ampliación  imprescindible de colegios públicos, pero se acude a la iniciativa público-privada para la construcción de concertados.
  • No todos los centros educativos públicos disponen aún de Escuela 2.O o Bilingüismo, pero se amplían en la concertada
  • No se cubren las necesidades de becas de comedor en la escuela pública, ni se está pagando a las empresas de cátering, pero se anuncian  becas en los centros concertados
  • No se atienden las necesidades de transporte de muchos escolares de centros públicos, pero se plantea que haya zona única de escolarización para que todos puedan elegir centro concertado en las ciudades
  • Se suprimen 13 CPRS y se limita la necesaria  formación permanente del profesorado
  • Se cancelan las oposiciones y se aumenta la interinidad
  • No se cubren las bajas de profesorado y aumentan las ratios
  • Desaparecen programas y se reducen los desdobles
  • Los centros públicos admitimos el 80% del alumnado con necesidades educativas especiales y se nos aboca a tener  centros gheto

 

Mientras se aplican todos estos recortes a la escuela pública,

se incluyen partidas que superan los 3.500.000€ para la escuela  concertada

 

Por todo esto, os animamos a acudir a la concentración con carteles que sirvan de denuncia de las necesidades específicas que cada uno de vuestros centros tiene.

¡¡¡Juntos podemos hacernos oír!!!


Educación y laicismo

Artículo escrito por Jorge A. García González, vicepresidente de nuestra asociación y publicado en aragóndigital.es

El  nuevo gobierno del Partido Popular, con su ministro de Educación al frente, ha decidido suprimir la asignatura conocida como “Educación para la Ciudadanía” y sustituirla por otra que se llamará, posiblemente, “Educación Cívica y Constitucional”. El actual ministro considera, al igual que otros colectivos, que dicha asignatura adoctrinaba a nuestros jóvenes basándose en una publicación de un libro de la editorial AKAL que jamás fue autorizada ni homologada por el Ministerio de Educación en la etapa del gobierno de Zapatero.

Como siempre, asistimos al insufrible juego político del “yo quito y yo pongo” en un tema tan sensible como es la formación de nuestros futuros ciudadanos, que nutrirán y enriquecerán el país y al Estado en las próximas décadas. Creemos que el uso de estos fuegos no harán más que encender las hogueras del adoctrinamiento partidario y sectario de una sociedad ya de por sí dividida.

Desde Mhuel (Movimiento hacia un Estado Laico) pensamos y creemos que se debe dar un giro radical ante tanta insensatez de la muy interesada política formativa, informativa y educativa. El pensamiento laico nos indica, claramente, que el uso de estas cuestiones por motivos partidistas y ganas de agradar a ciertas instituciones no es el camino adecuado ni correcto para instruir a nuestra juventud.

Abogamos por un proceso instructivo libre y sin dogmas, que los valores universales estén muy por encima de los adoctrinamientos confesionales, que se sepa entender y valorar lo que significa una auténtica separación de poderes, que se entienda que las creencias pertenecen al ámbito privado y que el Estado debe permanecer neutral en esta materia, que a nadie se le niegue el derecho a profesar sus creencias y que el Estado vele por la libertad religiosa y de culto dentro de la más estricta tolerancia pero sin favorecer a ninguna confesión en particular.

Defendemos que la Constitución es el elemento actual en que se enmarca nuestra convivencia y que aparte de leerla hay que observarla para que nuestros gobernantes y cargos electos la cumplan y la hagan cumplir, que los símbolos como la bandera y el himno nacional son de todos y para todos sin apropiación indebida, que los estamentos públicos tienen que estar al margen y por encima de cualquier signo confesional, que se valore y se ensalce a los cargos públicos como servidores de todos siempre que su comportamiento sea ejemplar, que la tolerancia y el respeto hacia todas la sensibilidades y opciones sea una muestra de avance de la sociedad, que las libertades en general y la de conciencia en particular sean realidades tangibles.

El laicismo tiene la cara más amable, lejos de los impenitentes y falsos detractores; cabemos creyentes y no creyentes, siempre que tengamos claro que el avance de nuestra sociedad se realizará mediante el respeto, la tolerancia, la libertad y la demarcación clara entre lo público y lo privado.

Nuestros valores no se resignan a un mandato político o a unas cuantas legislaturas de poder partidista, los valores laicos son de futuro para crear una sociedad mejor de ciudadanos respetuosos con las esencias democráticas, libres y conscientes en el pensamiento razonado y sin dogmas.

El laicismo se repliega a la espera de tiempos mejores

Ártículo publicado en Público el día 05/02/2012 (ÁNGEL MUNÁRRIZ) en el que entrevistan a la presidenta de nuestra asociación, Asunción Villaverde.

El movimiento laicista, de vuelta a los cuarteles de invierno, empieza casi de cero. “Los años del PSOE levantaron unas expectativas que no se cumplieron. Lo dejó todo a medias. Ni sí, ni no. Ahora [con el PP] ni siquiera hay expectativas”, resume Asunción Villaverde, presidenta del Movimiento hacia un Estado Laico de Zaragoza. Europa Laica, la principal organización laicista de España, ha reenfocadosu lucha. “Ahora estamos orientados a la pedagogía, editando libros… Estamos, digamos, a la defensiva, a ver si evitamos que se suban más los conciertos a colegios religiosos”, señala Francisco Delgado, presidente de Europa Laica, que celebró ayer su jornada anual en Sevilla.

El balance de la etapa del PSOE es similar entre los dirigentes de organizaciones, activistas y particulares consultados por Público que en los últimos años han librado la batalla del laicismo, oponiéndose al Concordato con la Santa Sede de 1979, reclamando la desaparición de la simbología religiosa de los espacios y actos públicos, exigiendo la salida de cargos civiles de las liturgias religiosas, oponiéndose a los privilegios de la Iglesia y a su influencia en la acción política sobre educación, aborto, sexualidad… Dicho balance se resumiría así: Zapatero tuvo el mérito de poner el tema sobre la mesa, asumiendo el coste de ser tachado de “laicista radical”, pero luego se acobardó por las presiones del PP y la Iglesia, sobre todo ante la visita del papa en 2011.

 

El PSOE no cumplió las expectativas y con el PP ni siquiera las hay

“La joya de la corona, que iba a ser la ley de libertad de conciencia, se quedó en nada”, lamenta Delgado, que sí admite “avances en derechos civiles que ahora corren peligro” porque el PP parece decidido a “contentar a sus votantes más conservadores”, por ejemplo eliminando Educación para la Ciudadanía. “Volver atrás en la Ley del Aborto es un desastre, y eso que la actual ya es pacata”, dice Delgado. El debate sobre la eutanasia está cerrado en falso, con el único avance de la ley andaluza. Delgado afirma que Europa Laica no tiene interlocución con el PP y que esta se limita ahora a partidos a la izquierda del PSOE, ya que entre los socialistas “antes estaba claro a quién acudir, Álvaro Cuesta, pero ahora…”.

Logros individuales

Hay quien cree que la contrarreforma social servirá como revulsivo. “Este tema hace años ni se oía, y guste o no lo abrió el PSOE. Ahora está apagado, pero vivo. Mucha gente ve una locura esa mezcla del Estado con la Iglesia, esas fotos de las monjas o del papa en las clases, esos crucifijos en actos civiles. Los años de plomo pueden sumar más gente en contra”, señala Lorenzo Losada, el padre que logró que retiraran los crucifijos de las aulas de sus dos hijos en el colegio Ortega y Gasset, en Almendralejo (Badajoz).

Las retiradas de crucifijos han sido logros parciales y reversibles

Los mayores logros los han cosechado particulares u organizaciones locales con su empeño. Ahí está el caso de Losada, que consiguió su objetivo tras acudir al Tribunal Superior de Justicia de Extremadura. O el caso del colegio Macías Picavea, donde el laicismo se anotó un gran éxito cuando, en noviembre de 2008, un juez de Valladolid obligó a quitar los símbolos de parte de aulas y zonas comunes al considerar que vulneran los artículos 14 [“No puede prevalecer discriminación por razón de religión”] y 16 [“Ninguna confesión tendrá carácter estatal”] de la Constitución.

Pero incluso estos triunfos son pírricos. “Estoy orgulloso de haber abierto camino, pero ni la Administración ni la Justicia hacen para que casos como este creen la pauta”, afirma Losada, que recuerda “el acoso” que sufrieron sus hijos. Él ya no vive en Almendralejo, sus hijos no van a aquel colegio y teme que ningún padre ejerza presión para consolidar su logro. También se quedó con sabor agridulce Fernando Pastor, uno de los padres que logró la retirada de los crucifijos del colegio Macías Picavea. Luego el PP y E-Cristians lograron rebajar en el TSJ de Castilla y León el fallo, de forma que la retirada se limitara a los casos en los que los padres lo pidan. Sin gente como Losada y Pastor, dispuesta a invertir tiempo y a asumir conflictos y a recibir duras críticas, no hay avances, ni los que logran se generalizan. “Mi hija ya salió de allí. Yo temo que, si ningún padre lo pide, se acabe poniendo otra vez el crucifijo en su aula”, dice Pastor.

El argumento de la tradición

Los tribunales, esgrimiendo el argumento de la tradición, dan la espalda por sistema a los laicistas.Público ha detectado múltiples casos. Los recursos de la asociación Alternativa Laica contra el voto del Ayuntamiento de Toledo en defensa de la Inmaculada no han prosperado. El TSJ de Madrid y el TSJ de Andalucía han rechazado la retirada de la Virgen del Pilar, patrona de la Guardia Civil, del cuartel de Almodóvar (Córdoba). Los dos guardias civiles que reclamaban su retirada no recurrirán por el coste y las pocas opciones de éxito. El Constitucional es un muro. En abril de 2011 falló a favor de que el Colegio de Abogados de Sevilla tenga como patrona a la Virgen de la Inmaculada. Y no admitió el recurso contra el fallo del TSJCyL sobre el Macías Picavea. El año pasado la asociación Escuela Laica de Valladolid denunció que el propio centro repartía folletos de un colegio del Opus, el Alcarazén. La denuncia obtuvo escaso eco y hoy Escuela Laica ya apenas tiene actividad.

Europa Laica vigila que no se disparen los conciertos con colegios privados

A todo ello se suma el cambio de criterio del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que en marzo de 2011 rectificó un fallo de 2009 y volvió a la tesis de que un crucifijo en un aula no viola el derecho de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones, aunque no sean católicas. La puerta de Estrasburgo se cierra.

Pese al muro judicial y la inacción política, la mecha sigue encendida y hay activistas que no se resignan a quedarse en las catacumbas. “Esto ha sido barrido de la agenda, pero seguimos con más ganas que nunca”, afirma Asunción Villaverde, del movimiento laico de Zaragoza, que no ha logrado retirar el crucifijo del salón de plenos. Ahora Villaverde está en contacto con la Asociación de Defensa del Patrimonio Navarro, que desveló el expolio de patrimonio público por parte de la Iglesia. “Queremos destaparlo también aquí. Creemos que ha pasado en toda España. Tenemos que movernos”, dice Villaverde.

http://www.publico.es/espana/420388/el-laicismo-se-repliega-a-la-espera-de-tiempos-mejores

Charlas a las AMPAS

Una de las cosas más que más nos preocupa a los laicos es el adoctrinamiento que se realiza en la escuela, a una edad muy temprana (3 años!!) y que hace perder tiempo y dinero a los que no desean aprender dogmas religiosos. Sabemos que esta preocupación la comparten muchos padres, por lo que MHUEL ha iniciado una campaña de charlas para AMPAS de Escuelas Públicas.

El contenido de las charlas es una explicación de la laicidad y de lo que supondría una enseñanza totalmente laica, una explicación del porqué se enseña religión en las escuelas, un repaso por temas como el dinero que se gasta y las horas que se consumen en la religión (y que se pierden para los estudiantes que tienen atención educativa) y por último, un listado de propuestas para los padres para defender la laicidad y mejorar la atención educativa.

Hasta la fecha se han impartido charlas en el CEIP Sainz de Varanda (Torrero/La Paz) y en el CEIP Basilio Paraíso (Centro). En febrero acudimos a una charla en el CEIP Parque Goya. Si en cualquier AMPA estáis interesados, nos podéis mandar un mensaje a mhuelaicismo@gmail.com

¿Por qué una escuela laica?

Artículo publicado en el número 111 de la revista “Padres y Madres de alumnos y alumnas” de la Confederación Españolade Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos-CEAPA

¿Por qué una escuela laica?

Nuestra sociedad está inmersa en un proceso de secularización, racionalización y modernización. Aunque nos pueda parecer un movimiento reciente, no lo es en absoluto, si tenemos en cuenta que ya en 1931la II Repúblicaquiso aplicar en España las leyes laicistas que estaban en vigor en Francia desde 1905, proponiendo que los creyentes sufragasen los gastos de la Iglesia, y que el Estado no otorgase privilegios ni tratos de favor a ninguna confesión religiosa. El resultado es conocido por todos.

El laicismo responde al derecho que tiene toda persona a ejercer la libertad de pensamiento y de conciencia. Sin embargo, este término se utiliza con frecuencia para definir de modo peyorativo a ciudadanos a quienes se tacha de anticlericales y faltos de valores, cuando lo que hacen es exigir a sus gobernantes que actúen de forma consecuente con nuestra Constitución, separando las cuestiones de Estado de las religiosas. Estos ciudadanos no son necesariamente de izquierdas ni de derechas, no son anticatólicos, ni anticristianos, ni antimusulmanes, ni antijudíos, y no están en contra de religión alguna, prueba de ello es que muchos ciudadanos que se autodefinen laicos son practicantes de alguna confesión religiosa.

En ocasiones se hace un uso manipulado del término “laicismo”, y se le añade un adjetivo según la conveniencia, denominando “laicismo agresivo” al pensamiento de todo aquél que manifiesta abierta y públicamente su rechazo a la financiación de confesiones religiosas con dinero público, y llamando en cambio “laicismo positivo” a la práctica por parte del Estado de financiación de todas las confesiones religiosas. Se hace con ello un uso engañoso y contradictorio del lenguaje, ya que la laicidad no es positiva, ni negativa o agresiva, la laicidad siempre pretende la separación del Estado de las confesiones religiosas y supone el respeto absoluto entre creyentes y no creyentes.

“Sin laicidad no hay libertad”

Esta frase contundente permanece en mi memoria y me impactó cuando la pronunció una doctora en derecho constitucional en una mesa redonda sobre legislación, laicidad y educación. Allí se habló del papel de los padres respecto a la libertad de conciencia a la que tienen derecho nuestros hijos e hijas según nuestra Constitución.

Escuela Pública y laicaCuando escolarizamos a nuestros hijos e hijas, su personalidad se encuentra en pleno proceso de formación, y ésta sólo puede forjarse libremente si tanto su educación familiar como escolar se fundamentan en los principios de objetividad, pluralidad y carácter crítico. Se trata también de formar personas en valores humanistas y universales, para conseguir una sociedad plural y respetuosa conla diversidad. Pero¿respeta el sistema educativo la libertad de conciencia de los menores? Considero que no se respeta. ¿Qué habría que hacer?

Para empezar, el alumnado que no asiste a clase de religión, no puede seguir siendo marginado y postergado a perder el tiempo sin nada que aprender, recibiendo una atención simplemente asistencial. La presencia de la religión en la escuela además de afectar al funcionamiento del propio sistema educativo, afecta al sistema de relaciones humanas de la comunidad educativa, creando en ocasiones situaciones de conflictividad entre el profesorado al no quedar bien prefijados los límites de las competencias de hasta dónde deben llegar los contenidos y las actividades religiosas.

Tal y como está configurado nuestro sistema educativo, en lugar de respetar el pluralismo ideológico y la libertad de conciencia del alumnado y del profesorado, se sigue manteniendo dentro del horario lectivo la impartición de creencias, dogmas y doctrinas que infunden valores contrarios a nuestra Constitución, utilizando el procedimiento de separar al alumnado dentro de la misma aula por grupos ideológicos.

Si esta práctica no debería tener cabida en un centro educativo, público o privado, más difícil de comprender resulta el hecho de que se financie con dinero público a colegios con ideario religioso que seleccionan al alumnado que acude a escolarizarse en ellos y ponen trabas a quienes pretenden no matricularse en religión, argumentando que las familias cuando solicitan la escolarización “ya saben que es un centro católico”. Estos centros “sostenidos con fondos públicos” se saltan el principio de igualdad que exige el concierto, ya que éste obedece a la falta de plazas escolares públicas en su zona y debe ofrecer las mismas opciones que un colegio público.

Algunos sectores justifican la permanencia de la asignatura de religión en el horario lectivo, así como la selección de alumnos por parte de los centros concertados, en una interpretación interesada del artículo  27.3 de la Constitución que dice que el Estado debe garantizar el derecho de los padres a dar a sus hijos una educación acorde con sus creencias. Nosotros debemos aclarar que, en ningún momento la Constitución dice que esa educación deba impartirse en los centros educativos y ni mucho menos en horario lectivo. Además, la carga horaria de la asignatura de religión es desproporcionada, y se imparte a costa de reducir otras materias como las enseñanzas artísticas, musicales, tecnología e informática a niveles ridículos.

Además, tenemos que preguntarnos dónde queda el derecho constitucional recogido en el art. 16.2 a no declarar en documento público sobre la ideología, religión o creencias, si el centro educativo me pide que marque una cruz en la casilla correspondiente a la religión que quiero o no quiero que curse mi hija.

Escuela pública, gratuita, democrática y laica

Actualmente la insignia educativa de varios gobiernos autonómicos consiste en financiar con más de cuatro mil millones de euros a colegios con ideario propio, muy mayoritariamente católicos, bajo pretextos económicos insostenibles, en detrimento de los centros públicos, lo que supone un ataque constante a la escuela pública y su desmantelamiento progresivo. Lo que denominamos “recortes” muchas veces no se limitan al ámbito económico, pues a veces se también recortan derechos cuando se ponen trabas legales para ejercerlos: recortando la libertad de expresión; recortando libertad de conciencia, al fijar obligatoriamente contenidos curriculares adoctrinadores desde la más tierna infancia; recortando el principio de igualdad, al segregar al alumnado por creencias, sexo, etnia… y todo esto sucede en “centros sostenidos con fondos públicos”.

Es un modelo educativo que se está implantando con fuerza con discursos fáciles que aprovechan que “la crisis pasaba por aquí” para cuestionar si los servicios públicos deben ser gratuitos para quien los pueda pagar,  pretendiendo convertir la educación pública y gratuita en un sistema benéfico, con la consiguiente pérdida de calidad, recursos y prestigio. Pero este ya es un tema para otro artículo.

Jesús Salido Navarro, vocal por Aragón de la Junta Directiva de la CEAPA